Las distintas lenguas que hay en el mundo no solo varían en su fonética y estructura gramatical, sino en su manera de escribirlas, según el origen del cual partan. Así, vemos cómo hay muchos alfabetos en este planeta de lo más variados, curiosos y bellos. Hoy os voy as hablar de algunos alfabetos que nos rodean de manera más o menos cercana, como el griego, el ruso, el árabe, o el japonés, para que cuando hagáis letterings relacionados con determinado país, podáis añadir un elemento de esas letras distintas y que, así, tenga alguna referencia a esa cultura a través de las formas y de los soportes.

El alfabeto latino

Casi siempre utilizamos el alfabeto latino cuando escribimos en español, inglés, francés, italiano… Tiene su origen en una variante del griego, concretamente del etrusco, y también se le llama alfabeto romano. Así pues, si queréis hacer un lettering que se inspire en la cuna de este alfabeto, deberíamos ir a las letras etruscas o a las letras romanas.

Tableta oro con grabado en letras etruscas

Para las letras etruscas, quedaría bien dibujar las letras con un estilo de inscripción en arcilla o incluso en grabados en láminas de oro, ya que es en estos formatos en los que se ha encontrado este tipo de letras.

Frontón panteón con inscripción en letras romanas

En cuanto a las letras romanas, lo mejor es un lettering que parezca grabado en piedra, como las inscripciones de la columna Trajana o de cualquier frontón o entablamento de templos clásicos.

El alfabeto árabe

Inscripción en letras árabes en la Alhambra

Dados los siglos que estuvieron los musulmanes en la Península Ibérica, especialmente en el sur, el alfabeto árabe no nos resulta ajeno del todo, incluso en muchos monumentos que hay en Andalucía, como la Alhambra, la mezquita de Córdoba, o Medina Azahara, tienen inscripciones en árabe en sus paredes. Especialmente en la Alhambra vemos una inscripción en árabe que se repite continuamente, y dice: «ولا غالب إلا الله«, es decir, «No hay vencedor sino Allah«. Para hacer un lettering en árabe, nos podemos inspirar en esas inscripciones de la Alhambra, incluso dibujar alrededor de esas bellas letras, adornos geométricos o vegetales, como vemos en la fotografía de arriba.

El alfabeto griego

Letras griegas mosaico en Hammat tiberias

Es otro de los alfabetos que, por geografía, más cerca nos quedan, así que más o menos lo tenemos integrado en nuestro imaginario. Es relativamente fácil transformar el alfabeto latino y que tenga cierto sabor griego para hacer letterings que hagan referencia a esa cultura, incluso añadirle texturas con teselas, como si fuese un mosaico, tal y como vemos en la imagen superior, en el recinto arqueológico de Hammat Tiberias.

Por cierto, os dejo aquí un vídeo que hice para mi canal Azahara Letras para que podáis ver un letterings inspirado en el alfabeto griego:

El alfabeto japonés

Mongaku Rules manuscrito japonés

El alfabeto japonés no nos es tan cercano por geografía, pero sí que nos ha llegado a través de sus mangas, animes o gastronomía. Proviene del chino, pero ha ido variando a lo largo de los siglos y sus letras están diferenciadas. Hay tres alfabetos japoneses, dos fonéticos, el «hiragana«, «katakana«, mientras que «kanji» son ideogramas, que son precisamente los que vienen del chino. Si queréis hacer un lettering inspirado en la caligrafía japonesa, os recomiendo que lo hagáis con un pincel tradicional como los que utilizan ellos, tinta sumi, mejor si es sobre papel de arroz o emulando esa textura.

El alfabeto ruso

Cartel soviético de cine

Acabamos este repaso con el alfabeto ruso, también por proximidad. Es un alfabeto que proviene del cirílico y, en el caso de que queráis hacer un lettering con ese estilo ruso, en vez de ir a documentos manuscritos cirílicos antiguos para emular sus formas, os aconsejo que os inspiréis en la propaganda soviética, ya que a través de ésta, el alfabeto ruso entró en nuestro imaginario y es con lo que rápidamente lo relacionamos.

Hasta aquí este artículo sobre cómo usar distintos alfabetos para dar a nuestros letterings un poco más de sabor, especialmente cuando queremos hacer referencia a determinado país. ¡Espero que os haya gustado!