A la hora de ponerse manos a la obra para hacer un regalo personalizado, tanto el lettering como la caligrafía son dos técnicas maravillosamente versátiles con las que poder customizar casi cualquier objeto con nombres, palabras o frases. Además, hay un amplio abanico rotuladores y pinturas para escribir sobre distintas superficies, como cerámica, cristal, telas, etc.

Hoy voy a hablaros de la idea de personalizar con lettering una taza para regalar de las distintas maneras que hay de hacerlo, así que si os interesa el tema, seguid leyendo.

Personalizar taza con rotulador de cerámica

El primer método para personalizar una taza con lettering es mediante un rotulador especial para cerámica. En este videotutorial os expliqué paso a paso cómo hacerlo utilizando el Edding Porcelain Brushpen, así que echadle un vistazo, aunque os resumo el procedimiento.

Primero, hay que lavar y secar bien la superficie de la taza para que el rotulador funcione a la perfección, teniendo en cuenta no pintar o escribir sobre las superficies que estén en contacto con alimentos. Lo siguiente es hacer un esbozo con el diseño que luego vamos a escribir sobre la taza. Este proceso se puede hacer con papel de cebolla, para asegurarnos de que encaja bien en el tamaño de la taza. A continuación llega la parte más importante, la de escribir. Al escribir, hay que tener en cuenta que es un rotulador con punta de pincel, por lo tanto, hay que apretar en los trazos gruesos hacia abajo y no apretar nada en los trazos finos hacia arriba. Al acabar de personalizar la taza con la frase elegida, hay que dejar secar 15 minutos al aire y, después, meterla en el horno durante 25 minutos a 160º. ¡Y ya está! ¡Listo para regalar y resiste perfectamente los lavados con líquido lavavajillas y estropajo de esponja!

Personalizar taza con bolígrafo Sakura Glaze

Otra manera de personalizar las tazas y los vasos es con los bolígrafos de gel Glaze de Sakura. Lo genial de estos rotuladores es que dan la sensación de glaseado, quedando el lettering con volumen y brillo, como si fuese una vidriera. También hice un vídeo paso a paso para que vieseis el proceso, lo tenéis ahí arriba, pero resumiendo: lo primero es hacer un borrador con el diseño, como siempre, y presentarlo encima de la taza, vaso, jarrón o botella de vidrio para ver que queda bien en cuanto a tamaño y forma. Lo siguiente, es escribir la frase y realizar los dibujos pertinentes para para personalizarlo. Finalmente, se deja secar unos 10 minutos y no hay que hacer nada más, ni meterlo en el horno nada, es una tinta que se queda fijada en el vidrio y resiste todo tipo de lavados, así que aún es más rápido que en el caso de los rotuladores para cerámica,

Personalizar con plancha para tazas

El último método que os presento es bastante más profesional, la verdad. Es para utilizarlo el caso de querer llevar vuestros hand letterings a un siguiente nivel, digitalizarlos y estamparlos sobre tazas y otros objetos con la idea de comercializarlos a mayor escala. Este proceso se lleva a cabo mediante plancha para tazas, que también se conocen como planchas térmicas para tazas. Son unos aparatos que se pueden comprar por entre 165 € y 300 €, así que no es una inversión desorbitada, y los podéis encontrar en la web de Sekaisa, una empresa española que comercializa todo tipo de máquinas de impresión. El proceso es bastante sencillo, en el vídeo que os he puesto ahí arriba podéis ver el paso a paso.

Hasta aquí tres maneras de personalizar una taza con vuestras caligrafías, letterings y diseños. Espero que os hayan servido de ayuda y, si conocéis alguna técnica más, no dudéis en dejarme un comentario aquí abajo para compartir vuestros trucos con el resto de la comunidad. ¡Gracias!