El mundo está lleno de eventos, productos, servicios y promociones para anunciar y que el público las conozca, ya sea a través de Internet mediante banners e imágenes digitales, ya sea mediante un cartel publicitario impreso y colgado en las paredes de las calles o en los cristales de un comercio. Un cartel publicitario se compone, básicamente, de texto e imagen, con los que se intenta comunicar decenas de cosas en un simple vistazo. En este artículo os voy a hablar de la importancia de escoger una buena tipografía para carteles y cómo tiene que ser para que transmita la información de manera eficaz y comunique otros aspectos, como la imagen de la marca o el tono del evento, a través de sensaciones que se consiguen con formas y colores.

Escoger tipografías legibles

Cartel de Noé
Cartel de la película «Noé» con tipografía muy legible

Lo principal a la hora de escoger una o dos tipografías (no más) para un cartel publicitario es la legibilidad. De nada sirve escoger una tipografía bellísima si la mayoría de personas no son capaces de leerla, así que tenéis que cuidar al máximo ese aspecto. Les pasa a muchos diseñadores: se encaprichan con una tipografía que están muy acostumbrados a ver y les resulta legible, pero no pasa la prueba cuando la expones a un público más amplio.

Ocurre, por ejemplo, con determinados tipos de tipografías que se inspiran en caligrafías góticas y otras que se basan en la caligrafía con pincel o Brush Script, que además son muy modernas y con mucho bounce. Este tipo de letras, cuando se la muestras a alguien que no tiene nada que ver con el mundo del diseño o de la caligrafía, lo más normal es que les cueste leerlas, así que mucho cuidado, ya que el tiempo para leer un cartel es muy pequeño y, si al público le resulta complicada de leer, no se va a tomar la molestia de descifrarla.

Que la tipografía transmita sensaciones

Cartel con tipografía elegante
Tipografía cursiva y elegante para una joyería

Una vez hemos entendemos que la tipografía del cartel publicitario tiene que ser legible, a la hora de decantarnos por una, tenemos que ser conscientes de que sus formas tienen que transmitir determinadas sensaciones que concuerden con la imagen de la marca o con el tono del evento. Así pues, si el cartel publicitario es de un evento infantil, no se va a escoger una tipografía con serifas estilo romana y, del mismo modo, si el cartel es de un congreso de abogados, no se va a escoger una tipografía tipo Comic Sans. Por lo tanto, hay que estudiar muy bien las distintas tipografías que hay y lo que transmiten cada una. Por ejemplo, una romana con serifas transmite seriedad y solidez; una cursiva inglesa transmite elegancia y sofisticación; una sans serif transmite modernidad y minimalismo, una de Comic transmite informalidad y dinamismo… y así con muchísimas otras.

La elección de los colores

Cartel de reciclaje
Cartel con una buena elección de colores en su tipografía

Otro elemento fundamental en la tipografía es la elección de los colores, ya que deben destacar sobre el fondo y crear una buena sintonía con las imágenes del cartel. Son muy efectivos aquellos carteles con un fondo muy claro y letras con colores llamativos y justo a la inversa, colores muy sólidos de fondo con letras blancas o muy claras. No os olvidéis de que los colores de la tipografía debe de contrastar bien con los del fondo para que resulte legible, así como que debe combinar bien con las imágenes del cartel para que estéticamente resulte agradable.

Tipografías en distintos tamaños

Cartel fiestas de Pilar 2018
Cartel con buena jerarquización de los textos

En un cartel es muy importante jerarquizar la información, que se transmite mediante la información escrita, y eso se consigue con la posición de los textos y el tamaño de la tipografía. Lo más importante tiene que estar arriba o en el centro del cartel con un tamaño grande, mientras que la información secundaria tiene que estar debajo o a un lado y con un tamaño inferior. Eso se ve muy bien en los carteles de los conciertos, donde el nombre del grupo y la fecha suele situarse arriba o el centro con letras grandes, así como que la información del lugar o del precio de las entradas se sitúa en un sitio menos visible y con letra más pequeña.

Buena combinación de tipografías

Estamos ante uno de los aspectos más difíciles del diseño: la combinación de tipografías. La mayoría de los diseñadores, para no complicarse y asegurarse una armonía, solo utilizan una tipografía que sea muy versátil y que funcione con distintos tamaños, en negritas, en cursiva… Los más osados pueden atreverse con dos, una para la información principal y otra para la secundaria si están muy seguros de que funcionan bien juntas. Hay una herramienta que se llama «Font Pairing» y que resulta muy útil en este aspecto del diseño.

Por lo tanto, la elección de una tipografía consiste principalmente en su legibilidad y en lo que logre transmitir con sus formas, mientras que su modificación en tanto en cuanto al tamaño y al color, así como su posición dentro de la composición, también jugarán un papel fundamental. Espero que estos consejos os hayan servido y podáis diseñar un cartel publicitario efectivo y bonito.